Cómo saber si una pila recargable sirve

 

Son muchas las veces en donde nos frotamos las manos porque hemos encontrado unas pilas recargables en cualquier lugar de la casa en el momento en el que más las necesitábamos.

Las insertamos en nuestro dispositivo eléctrico portátil (una cámara, un controlador de videojuego, una linterna…), le damos al “on” y nos llevamos una gran decepción porque vemos que están agotadas, que las pilas que nos iban a sacar del aprieto realmente no nos sirven.

No nos sirven en ese instante, pero eso no quiere decir que no las podamos usar más. Tenemos unas recargables en la mano, por lo que en teoría nos van a dar cientos de recargas a diferencia de las pilas normales de usar y tirar.

No viene mal recordar que, de media, por cada pila recargable que compres te vas a ahorra la compra de 300 pilas desechables.

Los acumuladores pueden no poder dar servicio por tres razones:

  • Simplemente necesitan una recarga.
  • Han llegado al final de su vida después de cientos de ciclos de recarga.
  • Por diversas razones se ha dañado prematuramente y no es posible someterlo a más cargas.

Vamos a ver cómo poder dar respuesta a la pregunta planteada.

 

Pasos para saber si puedes volver a usar una batería recargable

 

Es obvio que tenemos que intentar hacer una recarga. Buscamos el cargador correspondiente en donde insertaremos los acumuladores que vamos a usar. Se recomienda que el nivel de carga de las baterías sea similar para que la recarga se produzca de un modo más homogéneo. En nuestro caso no tenemos este problema: nuestras pilas están completamente descargadas.

Tras la recarga llega el momento de la verdad. Volvemos a insertar las baterías en el dispositivo que queremos usar.

a) Si funciona, fenomenal. El problema era simplemente el de una descarga de nuestras recargables por no haberlas usado durante un largo periodo aunque las hubiéramos dejado listas para la ocasión. Las baterías tienen esta pega, la de no poder conservar largo tiempo su energía en el interior.

b) Si no ha dado resultado la recarga o su funcionalidad ha sido efímera eso es porque los acumuladores que tenemos han llegado al fin de su vida útil. Las baterías recargables tienen también un número finito de recargas.

c) Puede que sólo uno de ellos esté dañado y ello afecte drásticamente al rendimiento de los demás, es decir, tienen que suplir la disfunción de uno de ellos, por lo que se agotan rápidamente.

Es decir, a veces usamos en nuestros aparatos un pack de pilas recargables que incompresiblemente se quedan muertas rápidamente. En estos casos suele pasar que una de estas baterías está dañada, limitando la vida de las demás que sí están en perfectas condiciones.

 

Cómo distinguir entre baterías que funcionan bien de las que no

 

Hay cargadores inteligentes que te dicen el estado de la batería de forma individual como estos que tienes aquí. También puedes hacerte con un polímetro.

Cuando una pila recargable ha competado una carga nunca puede tener un voltaje inferior a 1,1V. En caso de que esto sea así es que seguramente estará estropeada de forma irreversible.

En ese caso, ¿qué he de hacer con las compañeras de la pila estropeada? Los fabricantes recomiendan que usemos pilas de la misma edad y características, por ello puede ser más acertado hacerse con un nuevo pack y encontrar para tus viejas baterías aún útiles algún compañero parecido a ellas en vez de ponerlas a trabajar con un acumulador nuevecito.

 

La temperatura de la pila recargable como indicador

 

Cuando colocamos en el cargador nuestras recargables, al cabo de unas horas, cuando estén llenas, al tocarlas vamos a apreciar que están ligeramente calientes. Eso es lo normal. Cuando estamos ante una pila dañada muchas veces está fría. Eso es un indicativo de que ya no sirve más.